¿Es posible que en pleno siglo XXI sean aún muchas las empresas que registran los controles horarios de sus trabajadores en papel?

Pues sí, España, a día de hoy, sigue teniendo un porcentaje bastante elevado de empresas que aún registran el control horario de sus trabajadores a través de sistemas de papel.

¿Por qué ocurre esto?

La puesta en marcha es prácticamente inexistente, ya que la inversión que deben realizar las empresas es bastante escasa. Solo se necesita una plantilla, impresora y papel y no hay grandes desembolsos de dinero ni es necesario contar con ciertos plazos de tiempo para implantaciones de soluciones digitales.

¿Pero por qué cada vez son más las empresas que apuestan por las soluciones digitales?

Porque, aunque de primeras parezca la opción más rápida y económica no es la más completa y segura. Uno de los grandes inconvenientes de fichar en formato papel es la falta de exactitud a la hora de realizar los registros ya que los trabajadores suelen aprovechar y rellenar estos partes de forma abrupta donde, algunas veces por despiste humano y otras veces por dejadez, no suelen realizar los registros de forma correcta.

Son muchas las empresas que no realizan el registro del control horario de forma correcta, así como trabajadores que aun sabiendo que no es correcto ni legal, colaboran y proceden a rellenar los datos del registro del compañero a modo de favor. Estas prácticas son muy comunes y frecuentes entre los compañeros, convirtiéndose en una de las mayores pesadillas de las empresas. Es una ardua tarea detectar dichas infracciones.  

Mencionar también que este sistema es altamente alterable por las empresas y trabajadores ya que, llegado el momento, tienen capacidad suficiente para manipular los datos según los intereses de cada situación.

Aunque en estos partes se exige que se indique el nombre completo del trabajador, así como la hora de llegada y salida y la firma que constate ese registro, esta información por sí sola no demuestra que de verdad el trabajador llegara o se fuera a la hora indicada, ni mucho menos que haya sido él quien lo ha reflejado, generando así una gran problemática entre empresas y trabajadores en caso de litigio.

Apenas llevamos un año y medio desde que se impuso como obligatorio el registro del control horario en nuestro país, por ello la gran mayoría de pequeñas y medianas empresa optaron por esta opción que era económica y que no necesitaba de un gran despliegue. Sin embargo, cada día son más las empresas que están transitando a lo digital ¿pero por qué?

Por seguridad y fiabilidad, ya que cada vez son más las empresas que creen que tener un sistema eficiente, fiable y seguro que registre el control horario de los trabajadores es un acierto, aunque con ello haya sido necesario un desembolso previo y un plazo de adaptación.

Con sistemas de este tipo las empresas están siendo capaces de interpretar los datos ayudando así a tomar decisiones más acertadas y detectando aquellas carencias, siendo posible la búsqueda de soluciones que las hagan ser mejores.

Sin olvidarnos del ahorro económico que supone para muchas empresas el supuesto litigio por aquellas discrepancias con trabajadores. Esto se podrá demostrar con sistemas fiables y seguros.

Creemos que la opción de registrar el control horario a través del papel ha sido una solución a muy corto plazo. A día de hoy no presenta garantía alguna y sí bastantes desventajas.

Si tu empresa aún está dudando si transitar a la era digital no lo dudes, en el mercado existen muy buenas soluciones y planes estatales para incentivar la digitalización en las empresas.

¿Y tú quieres saltar a la era digital?

Deja un comentario